Hoja en blanco



articulación, pluma, hoja de papel.

Esa es la base para escribir tu historia.

El otro noventa por ciento suele ser el corazón.

Los dos marcianos



Es el año 3017, en la primera era, en nuestro planeta tierra. No hace mucho que la tierra está en las últimas y que los autos vuelan. Los extraterrestres ya son normales acá.

Iba en mi asiento hacia la ventana, en un tren hacia mi hogar. Iba algo dormido, no me podía mucho los párpados, pero lo que vi fue realmente impresionante. A pesar de que los marcianos ya se encuentran con nosotros, al lado de una clínica parecía que quedaba el último reducto de vegetal orgánico y verde. Una señora, de no más de 60 años, conversaba con un tipo sin mascarilla y lo mejor de todo es que vendía flores.

Todo esto pasó a los pies de una clínica...

Lo curioso es que, al lado de ellos y a unos cuantos metros, había una pareja de marcianos, vestidos de verdes, viendo un aparato viejo - de esos que llamaban celular - (hoy ya nadie los usa, pero se encuentran baratos en algún mercado). Ella estaba mirando lo que él hacía, él apretaba el aparato aparentando que no escondía nada. Ella de vez en cuando miraba a un lado, casi preguntándose ¿Qué hago aquí?.
Estaba de piernas cruzadas, con su mano en uno de sus labios mientras el pelotudo hablaba por celular.

Ese hubiera sido el génesis de un romance, y por culpa de un aparato me lo perdí. Mi nave siguió avanzando.
Y supe también, que ahora en el 3017, quizás el único lugar con vegetal orgánico, yace donde vive el emperador.

Una bendición



Jamás me he sentido más terreno:

No estoy creyendo en la magia.
No estoy creyendo en la astrología.
No estoy creyendo en nada que venga de lo "inexplicable".

No estoy creyendo en la razón.
No estoy creyendo en la ciencia.
No estoy creyendo en nada de lo que se pueda demostrar hacia los sentidos.

Trabajo.
Gano dinero.
Estudio.
Bebo alcohol.
Converso con gente.
Deseo titularme.

No quiero cuestionamientos.
No quiero preguntar.

¿Qué quiero realmente?

Vivir en la ignorancia, y dejarme llevar.